Departamento de Estudios e Investigación
Departamento de Estudios e Investigación

 

Delincuencia, ¿percepción o realidad?

Álvaro Días Ramos
Sociólogo


En los últimos meses, la delincuencia se ha tomado la agenda del país, desde cacerolazos y alarmas difundidas a través de redes sociales hasta reuniones de autoridades con medidas a futuro bastante polémicas, tales como el control de identidad y los globos de vigilancia que se comenzaron a utilizar en algunas comunas de Santiago. Pero ¿cuanto de realidad o de percepción hay de esto?. Intentaremos con cifras duras, entregar datos para ver si realmente ha crecido la delincuencia.
Según la Enusc (Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana), encuesta oficial del estado para la medición de la victimización y la percepción de la delincuencia, muestra un alto grado de diferencias entre lo que las personas responden con respecto a si han sufrido la delincuencia, o al temor que tienen de ella, es decir, la sensación de inseguridad.

Grafico Victimizacion-Percepcion

 

Cabe señalar que los datos sobre la victimización son sobre consultas a las personas y no de la cantidad de denuncias realizadas formalmente, pero aún así no deja de ser extraño que el porcentaje de victimización sea mucho más bajo que el de percepción, o sea, es decir “no me ha pasado nada, pero temo mucho que me pase”.
Lo anterior se agrava mucho más siguiendo los datos de la reciente entrega de la encuesta de la Fundación Paz Ciudadana junto con Adimark, quienes haciendo una comparación entre la misma encuesta desde Octubre del 2014 al mismo mes del año 2015, la victimización, es decir; personas que dicen haber sufrido algún delito baja desde el 43,5% al 38,9%, en otras palabras, la delincuencia ha bajado 5 puntos porcentuales en relación al año anterior. En cambio la percepción o temor a sufrir delitos sufrió un alza preocupante, pues las personas que sienten un alto temor a ser víctimas de la delincuencia subió desde el 13,8% al 21,1%, no teniendo relación alguna entre la percepción y realidad. Más aún cuando en el sector nororiente de  Santiago, que es lugar donde se han centrado las protestas ciudadanas, según la misma encuesta de Paz Ciudadana-Adimark muestra una baja en la victimización del 40,4% el 2014 al 31,6 % este año.
¿Cuál es la causa de esta diferencia porcentual? Probablemente se pueda explicar por un sinfín de factores, entre los cuales está sin duda la clase de delitos, los cuales al ser más violentos y espectaculares generan mayor temor en las personas. Así como también debemos tomar en cuenta el rol que tienen los medios de comunicación, tanto en sus editoriales como en las informaciones que entregan. Por otro lado, está la inmediatez de la información a la cual estamos teniendo acceso a través de las redes sociales y el poco escrutinio y contraste que le estamos dando.

Ir arriba

Departamento de Estudios e Investigación
Departamento de Estudios e Investigación

 

El Sistema Sexo-Género

Álvaro Díaz Ramos
Sociólogo

Como tema de interés nacional y específicamente durante los últimos años, se ha tornado el tema de género dentro de las políticas de los diferentes gobiernos. Así es como en Chile este tema se ha puesto en el tapete de la actualidad y ha llegado incluso a promulgarse la Ley de creación del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, el cual será el encargado de coordinar y generar políticas, planes y programas en materia de igualdad de género eliminando de paso toda discriminación arbitraria al respecto.
Por ello es que es importante tener en claro ciertos aspectos de lo que se entiende por género, y como éste se inserta dentro de los análisis a realizar a futuro.
En primer lugar debemos hacer la diferenciación entre la palabra sexo y el concepto género, pues mientras la primera se refiere a la diferencia genética entre los hombres y las mujeres, ésta no necesariamente determina los comportamientos de ellos. En cambio el concepto género, se refiere principalmente a lo que la sociedad construye del hecho de ser mujer y hombre, a las interrelaciones entre ellos y las diferentes relaciones de poder/subordinación  en que estas interrelaciones se presentan (OXFAM, 1997). De Barbieri (1992) hace una definición de los sistemas sexo-género nombrándolos como “los conjuntos de prácticas símbolos representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de las diferencias sexuales”.
Es por este sistema como se ha determinado, por una parte la posición social que a diferenciado a hombre y mujeres, y por otra las relaciones desiguales entre ellos. El Sistema Sexo-Género ha generado a través de la historia una discriminación , segregación y hasta marginación de las mujeres en la economía, la cultura, la política, etc. Diferenciando claramente la posición productiva de los hombres, así como la reproductiva de las mujeres.
La asignación de roles, espacios, características e identidades creadas a partir de estas posiciones sociales diferentes para cada persona, basadas en su sexo biológico, ha dado como producto la  (en términos de derechos, valores, oportunidades) y un código complejo que organiza y regula las relaciones entre los sexos. Por lo tanto, el análisis de género es usado para diferenciar:

 

  • El género viene a ser lo que conviene, lo que se acepta y es posible para las personas, ya sean hombres o mujeres en lo respecta a sus interacciones y comportamientos. Todos ellos adecuados en el plano familiar, en la educación, en la política, en la distribución de los recursos y de los ingresos, etc. Vistos cada uno de ellos desde un plano socio-cultural único.
  • Este comportamiento aprendido es lo que define la identidad de género y determina los papeles de género.
  • Las instituciones sociales reproducen, refuerzan, controlan la funcionalidad de estos patrones de género, perpetuándolos mediante procesos de socialización.

El análisis de los sistemas de género remite a algunas estructuras sociales particulares:

1).- Al sistema de parentesco, donde se definen el matrimonio, la filiación y la herencia, es decir las relaciones que orientan las lealtades solidarias básicas entre las personas de sexos y generaciones diferentes.

2).- A la división social del trabajo en función del sexo y la edad.

3).- A la definición de la ciudadanía y los derechos y deberes de las personas, a la organización estatal, al ejercicio del poder político y a la cultura política.

“El sistema sexo-género vigente produce una relación desigual de poder entre mujeres y hombres que tiene que ver con una distribución desigual de conocimientos, propiedad e ingresos, responsabilidades y derechos. Es, por lo tanto, una dimensión de desigualdad social”. (De Barbieri, 1992).
Analizar una realidad desde este punto de vista, nos permite obtener información sobre las relaciones entre mujeres y hombres en un determinado contexto. De esta manera, el problema no son las mujeres en sí, sino la desigualdad en las relaciones de poder entre mujeres y hombres. Asimismo, las relaciones de género cruzan otras desigualdades que tienen que ver con la pertenencia a grupos sociales, de edades, de etnias, etc., generando una doble o triple situación de desventaja.
Concebido de esta manera, el género es uno de los principales instrumentos de análisis de las condiciones que viven las mujeres en relación a los hombres en cualquier tipo de sociedad, es decir, en los procesos sociales y, por lo tanto, en los procesos de desarrollo.

Ir arriba

Departamento de Estudios e Investigación
Departamento de Estudios e Investigación


Entrevista a Manfred Max Neef

Simon Accorsi Opazo
Ingeniero Comercial, Mención Economía. Licenciado en Ciencias, Mágister en Derecho, Mención Derecho Económico.

Economía, Entrevista a Manfred Max Neef by Asociación Profesional para el Desarrollo Social y Cultural, O.N.G. SurCrea

 

Ir arriba

Departamento de Educación y Medioambiente
Departamento de Estudios e Investigación


FAMILIA Y ESCUELA
El Pilar Fundamental en la Superación de las
Necesidades Educativas Especiales en los Alumnos

Jorge Troncoso Gómez
Educador Diferencial, Mención Deficiencia Mental

Hoy en día surgen mayores desafíos en la educación chilena, por una parte el currículo educativo exige desarrollar mayores competencias en nuestros alumnos, y por otra, el refuerzo de éstas en el hogar. Es ahí donde comienza la problemática en la mayoría de los establecimientos educativos, principalmente en los municipalizados.
Como se sabe, la familia es el pilar fundamental en la formación de nuestros alumnos y por ende juega un papel primordial en el aprendizaje de los niños y niñas de nuestras escuelas y principalmente los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (de ahora en adelante NEE).
Por otra parte la escuela deber ser inclusiva y responder a las necesidades de todos sus alumnos, reconociendo y valorando sus diferencias, y a su vez afianzando sus competencias, habilidades y talentos. Es por esto que la familia y escuela deban trabajar en conjunto en la superación de las dificultades que puedan presentar los estudiantes.
Antes de entregar algunas estrategias, es necesario definir que son las Necesidades Educativas Especiales. “Se considera que un estudiante presenta NEE cuando muestra dificultades mayores que las del resto de los compañeros para acceder a los aprendizajes que les corresponden de acuerdo a su edad o nivel escolar y requiere para compensar dichas dificultades, apoyos extraordinarios y especializados, que de no proporcionárseles limitan sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo” (MINEDUC).
Dichas necesidades educativas pueden ser de carácter transitorias o permanentes. Las transitorias serán las dificultades que, con ayuda especializada y un plan de trabajo adecuado individual o grupal con el tiempo disminuirán parcial o totalmente dichas necesidades.
Las necesidades permanentes son aquellas que por su gravedad o falta de estímulos y tratamiento se han ido afianzando en el alumno, presentan limitaciones significativas en funcionamiento intelectual y la conducta adaptativa. Y como su nombre lo dice serán de carácter permanente siendo superadas algunas barreras pero no de manera definitiva.
Será de suma importancia entonces, que la familia esté en contacto con la comunidad escolar ya sean profesores, directores y/o paradocentes ya que con el trabajo colaborativo se hará más fácil la toma de decisiones para enfrentar las dificultades de los alumnos.
Participar implica la posibilidad de incidir, decidir, opinar, aportar y disentir, por ello, al hablar de participación, es necesario remitirse al tema del poder, pues para participar se debe contar con el poder para que la voz de quien habla tenga un “status” que permita ser escuchada y cuyas ideas, opiniones y acciones tengan la posibilidad de influir. (UNESCO, 2004)
Una de las primeras instancias de contacto entre familia y escuela son las entrevistas entre profesores y apoderados, puesto que en ella se dan a conocer las características principales del menor, sus dificultades, competencias y habilidades. Una buena entrevista proporcionará datos de suma relevancia para la toma de estrategias a utilizar en ayuda del estudiante.
La familia por otra parte debe estar al tanto de si se les están entregando los apoyos necesarios al alumno por parte del establecimiento e informarse de los avances alcanzados por sus hijos y las dificultades que aún persisten.
Dicha participación no solamente deberá ser asistir a reuniones, también la familia, como se señala anteriormente, será un actor relevante en la toma de decisiones de manera conjunta con los profesores, ya que decidirán la modalidad de enseñanza a realizar para mejorar la necesidades educativas, la forma de evaluar; podrán proponer actividades, ritmo de trabajo, etc.
Muchas familias hoy en día han delegado sus responsabilidades como formadores de  hábitos y costumbres de sus hijos a la escuela, por lo que se hace cada vez más difícil la tarea de enseñar, ya que ésta ha debido tomar muchas veces el rol de padres y educadores a la vez.
Una de las estrategias que a mi juicio es fundamental para superar las dificultades, es crear y mantener hábitos de estudio en el hogar. Poseer un horario definido para cada jornada, un lugar específico donde el alumno/a pueda desarrollar sus tareas, trabajos y estudios de manera tranquila y motivadora. Es muy importante que toda la familia coopere en este ritual educativo ya que si el papá, un hermano etc., están viendo televisión, escuchando música con volumen alto o alguna mascota está jugando por ahí, el menor sentirá que el estudio no es importante para su familia y se sentirá desmotivado ya que esta no lo apoya.
A su vez la escuela y principalmente los profesores deben entregar herramientas y estrategias de estudio a la familia para que ellas afiancen los contenidos tratados en el establecimiento y puedan atender las dudas que hayan quedado en el menor y darles solución a sus necesidades.
Una buena herramienta de apoyo para esta reflexión es la escala de participación de la familia elaborada por Joyce Epstein, la que permite definir en qué nivel se encuentra y hasta donde se quiere llegar, considerando que la participación de los padres se desarrolla en un continuo entre la satisfacción de las necesidades básicas de los niños, hasta la toma de decisiones conjunta.
Los niveles a tener presente son los siguientes:

• Obligaciones básicas de la familia o parentalidad: Este es el nivel más básico, donde se espera que la familia satisfaga las necesidades básicas de los niños, ayudándolo en su desempeño escolar cuidando de su seguridad, salud y ambiente familiar.
• Obligaciones básicas de la escuela o comunicación: En este nivel se espera que exista un favorable nivel de comunicación entre la Escuela y la Familia. Así la escuela debe informar a los padres acerca de los programas escolares, los progresos del niño, señalar aspectos tanto positivos como negativos del niño, entre otras cosas. Al mismo tiempo, los padres deben informar elementos relevantes del niño que sirvan de referente al educador para su aprendizaje.
• Participación en la escuela o voluntariado: En este nivel la escuela brinda un espacio de voluntariado al interior del establecimiento, donde los padres puedan ayudar en las diversas labores existentes dentro de la Escuela. Es importante señalar que dicho apoyo no debe centrarse exclusivamente en actividades extracurriculares, sino también puede contribuir dentro de la sala en clases.
• Involucrarse en actividades de aprendizaje en la casa: Aquí los padres pueden ayudar desde el hogar en el proceso educativo con la previa guía y ayuda por parte del educador.
• Participación en la toma de decisiones: Para este nivel se espera que los padres tomen, en conjunto con la dirección de la escuela, las decisiones del establecimiento. Esta es una de las formas menos practicadas en el país.
• Intercambio colaborativo en la comunidad: en este nivel se espera que la escuela sea el contacto y el puente con otras instancias de participación en la comunidad. La escuela es concebida como parte de la red de la comunidad. (MINEDUC 2004)
En resumen, la interacción entre la familia y la escuela, será el pilar fundamental para superar las distintas dificultades que presentan los alumnos tanto educativas, sociales y/o emocionales, es por esto que se hace necesario articular de mejor manera esta interacción entendiendo de este modo, que la familia es importante en los procesos educativos y debe ser también un apoyo para la educación de sus niños y del colegio en donde estudian.

Fuentes bibliográficas (Ministerio de Educación)

Ir arriba